Cuando la vuelta al Hogar se convierte en una pesadilla….. ¿Qué hacer en caso de siniestro al regreso de vacaciones?



foto:flickr autor:magomalvagio

Siniestro en el Hogar

Lamentablemente, alguno de vosotros es probable que al regreso de sus vacaciones se encuentre con una desagradable sorpresa: la rotura de una cañería comunitaria o un vecino que se dejó el grifo abierto o la llave de paso del agua sin cerrar ha ocasionado humedades o daños en techos, paredes y mobiliario de nuestra vivienda. O los fuertes vientos han arrancado varias persianas o tejas, roto cristales, etc. O los amigos de lo ajeno han aprovechado nuestra ausencia para llevarse los pocos objetos de valor y joyas de la familia (que jamás tasamos y de mayor valor sentimental que real) y de paso destrozar muebles y enseres de los que, dado el tiempo transcurrido desde su compra, no disponemos de la factura .

 Después de sobreponernos del susto, se nos plantean varias cuestiones:

¿Cómo debemos proceder?  ¿Con que dificultades puedo encontrarme? ¿Cómo y de qué modo puedo solucionarlas? ¿De qué plazos dispongo?…

En primer lugar el tomador del seguro, asegurado o  el beneficiario en su caso, deberán comunicar a la Compañía de Seguros el acaecimiento de un siniestro en un plazo temporal máximo de siete días de haberlo conocido, salvo que se haya estipulado y fijado en el contrato y Póliza un plazo más amplio. La forma de hacerlo puede ser telefónica, telemática o vía fax, telegrama, etc. si bien es recomendable hacerlo de forma que quede constancia no sólo de haberlo hecho sino también de su recepción por parte de la Compañía.

En el momento en que informamos a la Compañía de Seguros de la existencia de un Siniestro, ésta evaluará la posibilidad de que  dichos daños tengan cobertura en Póliza y solicitará una intervención Pericial, o por el contrario rechazará el Siniestro por no ampararse en Póliza. En este último supuesto es conveniente acudir a un abogado experto en la materia, con el fin  de que por éste se analice el condicionado de la póliza y poder discutir con la aseguradora, con argumentos, dicha cobertura y, en último caso, acudir a los tribunales.

La tercera fase, y tal vez la más  compleja y a veces desesperante es la de investigación de los hechos, inspecciones y peritaciones para ver el alcance del siniestro. En esta fase interviene la figura del Perito, el cual  basándose en sus conocimientos y en su amplia experiencia,  así como en el exámen del lugar de los hechos y documentación que le facilite el asegurado (facturas, presupuestos, etc.) determinará el valor de los bienes susceptibles de indemnización y emitirá un Informe en el que se detallará el alcance de los daños y se hará una propuesta de Indemnización al Asegurado.

La Compañlía aseguradora efectuará entonces una “propuesta de indemnización”, y aquí es donde empiezan los problemas en la mayoría de los casos. La aseguradora efectúa dicha oferta sin dar traslado a su asegurado del informe pericial, sino únicamente indicándole la suma que está dispuesta a indemnizar, la cual en muchos casos es inferior a la presupuestada e incluso abonada ya por el perjudicado. En caso de que el Asegurado no esté de acuerdo con la propuesta de indemnización ofrecida por la Compañía de seguros, cada parte designará un Perito, debiendo constar por escrito la aceptación de éstos (aquí vuelve a ser conveniente acudir a un profesional experto, ya que cualquier error en los plazos, designaciones, notificaciones, etc. puede quedar obligado a aceptar la suma ofrecida). Si una de las partes no hubiera realizado designación, estará obligada a efectuarla en los ocho días siguientes a la fecha en la que sea requerida por la que hubiere designado al suyo, y de no hacerlo en este último plazo se entenderá que acepta el dictamen que emita el Perito de la otra parte, quedando vinculado por el mismo. En caso de que los Peritos lleguen a un acuerdo, se reflejará en un acta conjunta, en la que se harán constar las causas del siniestro, la valoración de los daños, las demás circunstancias que influyan en la determinación de la indemnización, según la naturaleza del seguro que se trate y la propuesta del importe líquido de la indemnización. Cuando no haya acuerdo ente los Peritos, ambas partes designarán un tercer Perito de conformidad, y de no existir ésta, la designación se hará por el Juez de Primera Instancia del lugar en que se hallaren los bienes, en acto de Jurisdicción Voluntaria y por los trámites previstos para la insaculación de Peritos en la Ley de Enjuiciamiento Civil. En este caso el dictamen pericial se emitirá en el plazo señalado por las partes, o en su defecto, en el de treinta días, a partir de la aceptación del nombramiento de Perito Tercero.

El Dictamen de los Peritos por unanimidad o por mayoría, se notificará a las partes de manera inmediata y en forma indubitada, siendo vinculante para éstos, salvo que se impugne judicialmente por alguna de las partes, dentro del plazo de treinta días en el caso de la Compañía de Seguros, y de ciento ochenta en el del Asegurado, computados ambos desde la fecha de su notificación.

Si el dictamen de los Peritos fuera impugnado, el asegurador deberá abonar el importe mínimo (es decir, lo que indique su perito) en un plazo de cuarenta días, y si no lo fuera abonará el importe de indemnización señalado por los Peritos en un plazo de cinco días.

¿Tengo derecho a reclamar intereses?

En el supuesto de que por demora del asegurador en el pago del importe de la indemnización devenida inatacable al asegurado se viera obligado a reclamarlo judicialmente, la indemnización correspondiente se verá incrementada con el interés previsto en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro que, en este caso, empezará a devengarse desde que la valoración devino inatacable para el asegurador y, en todo caso, con el importe de los gastos originados al asegurado por el proceso, a cuya indemnización hará expresa condena la sentencia, cualquiera que fuera el procedimiento judicial aplicable.

Conclusión

Como podéis comprobar, no es oro todo lo que reluce y lo que podía ser una plácida vuelta al hogar puede convertirse en  una pesadilla y un baile de cifras, desfilar de peritos, plazos desiguales y en ocasiones inevitables e interminables pleitos.

Pero bueno, para eso estamos los abogados expertos en estos temas, para evitar  llegar a los tribunales y hacer valer los derechos de nuestros clientes ante las aseguradoras.

Saludos

Miquel Torres

Un comentario en “Cuando la vuelta al Hogar se convierte en una pesadilla….. ¿Qué hacer en caso de siniestro al regreso de vacaciones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s